Origen de los churros

Uno de los productos más típicos y populares a probar de Madrid son los churros. Elaborados con harina, agua y sal, su sabor es conocido en buena parte del mundo. Sin embargo, un detalle que no es muy conocido es que, como se ha dicho, los churros se elaboran con harina y las porras con puré de patata.

Estos productos estaban muy extendidos en Madrid en el siglo XIX. Junto con las rosquillas, los barquillos y los buñuelos, eran uno de los productos estrella en las verbenas y su consumo fue creciendo debido a su bajo coste. Su origen son las expediciones europeas entre los siglos XIV y XVI, cuando llegó desde Oriente la costumbre de freír masa de harina en aceite. A partir de aquí, puede ser que Marco Polo los trajera desde China en 1269, para ser introducidos después por los sefardíes mediante la técnica de masas fritas, o que fueran las ulteriores expediciones de Portugal a China en 1513 quienes los trajeron a la Península Ibérica.

Originalmente, en España, se trataba de un plato típico entre la gente pobre y los pastores. Se comenta que la denominación “churro” viene de los rebaños de ovejas churras que vigilaban los pastores, pues sus cuernos se parecían al producto.

Una opción muy típica es acompañar los churros con una buena taza de chocolate, plato singular de la gastronomía de España. Bien es verdad, que se ha extendido a países como Argentina, Venezuela, Chile, Uruguay o México. Una tradición muy enraizada en Madrid es tomar chocolate con churros la mañana del uno de enero, después de la fiesta de Nochevieja.

En algunas churrerías de Madrid, por su gran afluencia de gente, existe la costumbre de compartir mesa, y se pueden pedir con chocolate, café, coñac o anís. La churrería más antigua de la ciudad es la de San Ginés, donde han estado haciendo este producto desde 1894. Sin embargo, otro de los establecimientos que no debemos perdernos, que también tiene antigüedad, es el de Artesanos 1902, donde se llevan haciendo churros según la tradición familiar desde 1902, siendo la actual la cuarta generación de churreros. Una tercera opción, también recomendable son las chocolaterías Valor, donde son típicas las colas de gente para tomar los churros con chocolate Valor y compartir mesa.

Ya sabemos un poquito más de este producto tan típico madrileño, los churros. No desaprovechar la oportunidad de probarlos en uno de estos establecimientos o en cualquier otro, el caso es tomarlos.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.