La Plaza Mayor y sus misterios

Es una de las plazas más bonitas de España. Se encuentra rodeada de soportales y edificios de tres plantas. Los inicios se remontan al siglo XVI, cuando se conocía como Plaza del Arrabal. En 1580, estando ya la corte en Madrid, Felipe II encargó el proyecto de remodelación a Juan de Herrera. El primer edificio en construirse fue la Casa de la Panadería en 1590. En 1617, Felipe III encargó acabar las obras a Juan Gómez de Mora, finalizando en 1619.

Ha sufrido tres incendios: en 1631, siendo Juan Gómez de la Mora el coordinador de la reconstrucción; En 1670 encargándose Tomás Román de la restauración y en 1790, arrasó un tercio de la plaza, dirigió las labores de extinción Sabatini. Se encargó la reparación a Juan de Villanueva.

¿Para qué se usaba la Plaza Mayor? Desde sus inicios, fue el principal mercado de la villa, así como el escenario de actos públicos, entre ellos, corridas de toros, autos de fe y ejecuciones públicas, en las cuales, el patíbulo se colocaba delante del portal de pañeros si la pena era garrote; frente a la Casa de la Panadería si era horca, y ante la Casa de la Carnicería si era cuchillo o hacha. Sin embargo, a nadie se le quemó, las penas citadas eran las tres posibles opciones. Aquí se celebró también la beatificación de San Isidro. Además, cada diciembre, se celebra el mercado navideño, hecho que se mantiene desde 1860. Antiguamente, la plaza contaba con árboles y vegetación, de la que no queda nada.

Debido a las ejecuciones públicas que aquí se llevaban, nos vamos a centrar en un caso destacado por su castigo. El de un espía cuyo nombre no ha llegado a día de hoy.

El caso data de 1641, el espía fue acusado de falsificar las firmas de 300 documentos para enriquecerse, engañando a personalidades notables. El tribunal optó por un castigo ejemplar: sería despedazado ante todos mediante cuatro potros. Sin embargo, tuvo la fortuna de que Felipe IV no quería que la plaza se convirtiera en un circo romano. Por lo que conmutó la pena por la horca. Aún así, el tribunal quiso salirse con la suya y el cuerpo fue cortado en cuatro trozos, una vez ahorcado. Se expusieron los trozos al público como advertencia.

UBICACIÓN:

A 350 metros de la Puerta del Sol, yendo por la Calle Mayor, a la altura del número 39 más o menos. También a través de la Calle Postas, perpendicular a la Calle Mayor, se accede directamente.

CÓMO LLEGAR:

Metro: Sol (líneas, 1, 2 y 3) y Tirso de Molina (línea 1).

Autobús: 3, 17, 18, 23, 31.

 

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. jbma85 dice:

    Hace poco ha cumplido su cuarto centenario.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .