La (supuesta) tumba de Don Diego Velázquez

Frente al Palacio Real y en la confluencia de las calles de la Plaza de Santiago y Vergara, se abre una de las plazas más bonitas de Madrid. Fue creada en 1810 por José Bonaparte.

En medio de la misma, se puede ver una cruz de hierro al final de una columna que se sustenta sobre una base, en la cual una placa sirve como lápida de uno de los sevillanos  (madrileño de adopción) más ilustre que jamás ha habido, Diego Rodríguez de Silva y Velázquez.

Velázquez perteneció a la Orden de Santiago, como puede apreciarse en su cuadro más famoso, “Las Meninas” (también conocido como “La Familia de Felipe IV”), en el que aparece autorretratado con la Cruz de Santiago en rojo. Esta Orden contaba con una capilla en la Iglesia de San Juan Bautista, y por esta razón Velázquez fue enterrado allí.

Velázquez, como dice la inscripción, vivió entre 1599 y 1660. Y añade: “Su gloria no fue sepultada con él”. La realidad, sin embargo, es que nadie sabe exactamente dónde está enterrado. Uno de los objetivos de José Bonaparte, fue abrir espacios en el centro de Madrid a imagen de París.

Así pues, tiró la Iglesia de San Juan Bautista, que estaba en ese lugar y dio nombre a la plaza hasta el siglo pasado, con la mala suerte de que nadie se dio cuenta de que en el templo estaba enterrado Velázquez. Cuando se percataron, la Iglesia ya había sido derruida y nadie supo decir dónde se encontraba la tumba, al que según documentos de la época enterraron en un ataúd forrado de terciopelo y tachonado en oro.

No es este el único secreto de la plaza. Allí también está la única Virgen “rinconera” de todo Madrid. Habituales durante siglos en las ciudades españolas, durante el siglo XIX y XX, fueron desapareciendo poco a poco. Salvo esta que se encuentra en una esquina del Palacio de Ricardo Angustias, construido en 1920 por el arquitecto Cayo Redón y Tapiz.

La Virgen ha sobrevivido también a un atentado de ETA en julio de 1994 en el que perdieron la vida tres personas y que afectó a varios edificios colindantes. La Virgen se mantuvo intacta salvo el cristal que la protege.

Así pues, esperamos con ilusión, que vayáis a disfrutar de la plaza, para nosotros una de las mejores de Madrid y que, por supuesto la veáis con otros ojos.

UBICACIÓN:

Plaza de Ramales

CÓMO LLEGAR:

Metro: Ópera (Línea 2 y 5 y Ramal Ópera – Príncipe Pío)

Autobús: 25 y 39

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .